En general, la percepción social de las consecuencias del alcoholismo es más desfavorable hacia la mujer y las pautas de bebida de la mujer son diferenciales, aunque tienden a homogeneizarse.

 

Los principales objetivos a conseguir son:

  • Trabajarlos  aspectos personales para asumir sus responsabilidades.

  • Potenciar su autoestima y reducir los sentimiento de culpa y marginalidad.

  • Redescubrir los aspectos emocionales, el mundo afectivo y la sexualidad.

  • Desarmar las resistencias para aceptar la situación e iniciar los cambios.

  • Ya en abstinencia, abordar con naturalidad el embarazo, la maternidad...

Metodología: Grupo de Autoayuda, guiada por Psicoterapeuta