En las conductas adictivas y el alcoholismo suelen estar presentes problemas familiares, económicos, laborales, aislamiento social, trastornos psicológicos, crisis evolutivas y personales… Las terapias conjuntas son para mejorar la estructura familiar y superar estos desajustes en el entorno familiar.

 

Los principales objetivos a conseguir son:

  • Compartir los problemas, alternativas conductuales y estrategias.

  • Aumentar la competencia familiar y las  habilidades de relación familiar.

  • Aprender a afrontar las situaciones de riesgo

  • Mejorar habilidades para superar los problemas y rehabilitarse.

Metodología: Grupo de Autoayuda, guiada por Psicoterapeuta